martes, 2 de junio de 2015

Por fin llegaron las fotos

Me da un poco de vergüenza, pero hasta ahora no he podido ir a por las fotos de la boda. Parece mentira que dedicándome a esto no las tuviera, pero entre viajes y mudanza no había tenido ni un minuto, y hace falta más de uno y más de mil para poder escoger entre todas las fotos y más cuando cada una es mejor que la anterior.

Bueno, lo primero decir que ha sido Mira fotografía los artífices de un precioso reportaje, Cristina y Nacho, fueron los encargados de plasmar todos los momentos de la boda.

La verdad que hubo una conexión genial con ellos desde el principio, y eso que nosotros no queríamos hacernos muchas fotos porque somos los dos muy vergonzosos y además no queríamos perder ni un minuto para poder estar con la familia y disfrutar de todo. Pero te hacen sentir tan cómodos que al final era un no parar.



Los detalles captados en cada momento, como les dijimos que queríamos que fueran las fotos.

El ramo de Búcaro, también en cuanto les conté lo que quería supieron hacer mi ramo perfecto.


Igualmente me pasó con los zapatos, que también lo he contado ya (el modo novia a veces es un poco repetitivo), como no encontraba unos zapatos azules que me gustaran, al final confié en Franjul y en un momento tenía mis zapatos diseñados a mi medida y a mi gusto y además teniendo en cuenta que son altísimos, son cómodos, cómodos, de verdad.







Quería que hicieran detalles del vestido, porque como ya he comentado en más de una ocasión también, me lo hizo mi hermana Carmen, y estoy tan orgullosa, que no quería que se perdiera nada.



Un trabajazo de artesanía, y sobre todo de mucha paciencia.






Las fotos en blanco y negro, que me gustan tanto.


Los contraluces.





Del novio, me vais a perdonar que ponga tan pocas y que apenas se le vea, pero no me deja, no le gusta nada salir en las redes sociales.



Fue súper divertido ir por la calle y que pasaran tantos turistas, nos hacían fotos y vídeos y nos debieron felicitar en todos los idiomas posibles.


Al ser pocos invitados, les hicimos una tarjeta a cada invitado con un texto personalizado por detrás y como la decoración floral del Casino nos gustaba, únicamente añadimos un iris para cada uno de los invitados.



Por supuesto, como en todas las bodas hubo muchos momentos muy emotivos, uno de ellos fue que el día anterior había sido el cumpleaños de una de mis hermanas y cuando llegó el momento de la tarta, la suya iba con su velita y cantamos todos el cumpleaños feliz, fue precioso y como no se lo esperaba se emocionó muchísimo.




Sé que me voy a dejar muchas fotos y muchos momentos sin publicar, y habrá fotos mejores o peores, pero he intentado hacer una pequeña selección de todo lo que vivimos y que Mira fotografía supo captar con su objetivo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario