domingo, 16 de agosto de 2015

¿boda o escaparate?

Recientemente ha sido la boda de Pierre Casiraghi y Beatrice Borromeo, y últimamente se están dando muchos casos de bodas de famosos en los que la novia luce varios vestidos.

(encontrada en abc.es)

Ya en la boda civil fueron varios, este delicado vestido de bordados rosa de Valentino, luego se puso un vestido típico de la región de Mónaco, no he encontrado foto, y un tercero para la cena de gala, otro Valentino, en este caso blanco con detalles en plata.


Si a la mayoría de las mortales nos cuesta un triunfo y un riñón (dicho sea de paso), un sólo vestido ¡como para elegir tres o seis!, porque aún faltan los de la boda religiosa.


Ya en la boda religiosa, en la cena anterior al enlace, la novia lució un vestido de corte ibicenco de Alberta Ferreti.


En la ceremonia religiosa eligió un elegante vestido de chantilly de Armani Privé.


Y para le cena nocturna volvió a confiar en Armani, esta vez un precioso y sencillo vestido de estilo griego.


Un total de seis vestidos, a mi particularmente, me parece excesivo, no por el estrés que supone estar cambiando de vestido continuamente y de maquillaje y de peinado, ni por el derroche, estas personas se lo pueden permitir y además en muchas ocasiones ni siquiera los pagan, son regalos de los diseñadores porque son su mejor anuncio, y a eso voy, ¿de verdad necesitan convertir sus bodas o eventos más privados en anuncios de moda?, puedo entender que tengan una cierta necesidad de publicidad en sus vidas, pero la verdad convierten al final sus bodas en auténticas pasarelas. 

Otra boda que celebró recientemente y que la novia lució también hasta tres vestidos fue la de Alba Carrillo con Feliciano López, en este caso los tres de Rosa Clará.

En fin, las demás bastante tenemos con elegir uno ¿no creéis?


No hay comentarios:

Publicar un comentario