miércoles, 26 de agosto de 2015

Plantada en un jardín.

Sí, así es como te quedas literalmente si celebras tu boda, evento, fiesta, etc, en un jardín, ¿porqué?, pues porque  nos empeñamos en ponernos unos estupendos zapatos de tacón (qué otra cosa te ibas a poner sino.....) y claro según pisas, te quedas clavada.


Lo de la idea de poner unas tablitas como la de la imagen no lo acabo de ver, ¿os imagináis saltando de tabla en tabla durante toda la boda?

Otra opción más práctica es ponerse una cuñas, si no quieres renunciar a la altura. Pero ¡cuidado! hay que tener en cuenta de qué material están hechas, porque si son de esparto lo más probable es que acaben rotas, y es que los jardines normalmente están húmedos, y al final el esparto se acaba rompiendo.


O bien, si eres de las que puede renunciar a un taconazo, hay unas sandalias planas preciosas.


¿Y qué os parece esto para las bodas en la playa?


O más sencillas.


O de crochet (o ganchillo como se ha dicho toda la vida)


Pero lo más común en los casos de las bodas al aire libre son unos taponcitos que se ponen a los tacones, y que además hay de varios grosores para los distintos tipos de tacón.


Además son un estupendo regalo para las invitadas, lo dejamos colocado a la entrada del lugar donde se vaya a celebrar la ceremonia o cóctel y así estamos tranquilas el resto de la velada.


Espero, como siempre, haberos facilitado alguna idea práctica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario