miércoles, 16 de diciembre de 2015

Hospedería conventual Sierra de Gata

La semana pasada hicimos una pequeña escapada de un día a la Sierra de Gata. Una zona de Extremadura que desconocía totalmente y que a partir de ahora seguramente visite más, os la recomiendo totalmente.



La elección de esta zona en concreto fue porque una de mis amigas, con motivo de mi boda, me regaló una cajita de estancias en hoteles de cuatro estrellas, y como hacía muy bueno decidimos ir en moto, así que teníamos que buscar alguna zona que no estuviera muy lejos de Madrid y buscando buscando en las ofertas hoteleras que teníamos nos decidimos por la Hospedería Conventual Sierra de Gata y fue un acierto totalmente.

Os cuento un poco el tema de las hospederías, viene a ser algo similar a Paradores, pero de la Junta de Extremadura.

Ésta en concreto está construida en un antiguo convento franciscano del siglo XV. Como muchos otros edificios de este tipo, había caído totalmente en olvido, hasta había sido un corral, según nos contó David, su director.

Cuando llegamos ya estaba anocheciendo y mirar que pedazo de atardecer.


Y os preguntaréis qué tiene que ver esto con la temática del blog, muy sencillo, en las hospederías se también se celebran bodas.

¿Os imagináis celebrar el banquete en una iglesia?, sí he dicho bien, el banquete. La antigua iglesia del convento es el salón donde se celebran los banquetes de bodas o eventos varios, por ejemplo este fin de semana estaba completo por un evento y ya tenían las mesas vestidas.

Así es como estaban vestidas las mesas para el evento que les ocupaba, con una bonita decoración otoñal.



Estas otras imágenes son de su web. El coro ahora no se utiliza, ya que la junta de Extremadura, al ser el gestor de estos alojamientos, obliga a cumplir algunas normas, aunque arquitectónica o funcionalmente no sea lo más adecuado o lo que mejor se adapte a las necesidades del evento. Como podéis ver en la foto de la derecha, el cuadro de luces impide que se vea el Coro, con lo que queda inutilizado para ubicar más mesas, por ejemplo, que es como estaba antes y se puede ver en la foto de la izquierda.



Aun así, no me digáis que no es un marco incomparable para celebrar un banquete, a mí, personalmente me gustó mucho.


Por otro lado, se sigue conservando todas las estructuras que corresponden a una iglesia, incluso el púlpito. 



En el exterior hay dos zonas en las que se puede celebrar tanto el cóctel, como las ceremonias civiles, que también se pueden celebrar aquí.

Esta primera es la zona de la piscina. Ahora con el otoño estaba precioso, y era fácil imaginarse una boda montada.






Estas otras son de otra de las zonas exteriores, también aquí sirven el cóctel y se montan la ceremonia civil.

Las vistas son espectaculares, en primavera debe estar también precioso.


 Ya en el claustro es donde se hace la discoteca y barra libre.



Dentro del pack de boda lo que ofrecen es: habitación nupcial gratis para la noche de bodas, para el primer aniversario, alojamiento y cena gratis, desayuno "Recién Casados", entre otras atenciones. Por poner un pero, que tampoco lo es tanto, estás obligado a ocupar la habitaciones ese día, pero con una tarifa especial, y tiene su sentido, ya que la hospedería no es muy grande y podría ser molesto si hubiera habitaciones ocupadas por personas ajenas a la boda, además de no ser necesario el tener que coger el coche después de pasar horas bebiendo, con lo que repito que tampoco es un pero en sí.

En cuanto a la comida, la noche que llegamos habíamos estado comiendo fuerte y nos pedimos algo para picar en la cafetería del claustro, y ya solo con eso me puedo imaginar la calidad del menú en las bodas. Yo me pedí una tortilla francesa con pimientos y cebolla, que estaba para chuparse los dedos.


 Espero que os haya gustado.

Ah, se me olvidaba, tiene un pequeño spa para darse un caprichito.


2 comentarios:

  1. Como sufrís... se nota el estrés en cada foto. Os odio!

    ResponderEliminar
  2. Si, sufrimos mucho, y no te cuento lo mal que lo pasé en el spa y en el masaje posterior. Tenéis que ir, es precioso y el pueblo San Martín de Trevejo y la zona un remanso de paz.

    ResponderEliminar