lunes, 1 de febrero de 2016

Taller de tocados

Empezamos semana de nuevo y este lunes os traigo un taller que he hecho este fin de semana de tocados. No se si conocéis Estaribel, es una tiendita/taller en Madrid, que organiza talleres de manualidades; punto, costura, ganchillo y un montón de cosas y entre ellos el de tocados que nos ha impartido Maruxa Moreria.

Estar en el taller de Estaribel ha sido todo un descubrimiento, ¡no veáis la cantidad de cositas, o cosinas, como diría una leonesa como Bea, una de las propietarias, que tienen allí!, te entran ganas de apuntarte a todos sus cursos...claro que poco a poco.




Cuando empezamos el taller, Maruxa nos estuvo contando primero el uso del tocado y un poco de protocolo, pero sobre todo nos enseñó cómo tenemos que actuar a la hora de hacer un tocado a otra persona. Ya sabéis que la gente se pone a pedir sin conocimiento, simplemente llegamos y pedimos lo que nos gusta, sin pensar que hay que tener en cuenta muchos factores, desde nuestra propia fisionomía, a la ropa que vamos llevar puesta, no es lo mismo un tocado para un vestido largo, que para uno corto, para una tela de fiesta a una de cóctel, de los complementos que vamos a llevar, es decir, hay una cantidad de variantes que son las que deben marcar el tipo de tocado a usar.

Luego continuó con los tipos de materiales que se usan.

Las plumas;  de oca biot, cuello de gallo, avestruz, punta de flecha, raqui...se pueden usar al natural o se pueden teñir, aunque como bien nos ha dicho Maruxa, no es necesario andar con un proceso tan engorroso como el teñido, ya que es muy fácil encontrar todos los materiales ya tenidos.


Otro de los materiales es Sinamay, lo podemos comprar por metros, en bies para rematar o para hacer aplicaciones, en cinta, es muy manejable.



Se puede dar múltiples formas como esta de la foto.



La crin, es un material sintético y de fácil manejo también, lo encontramos en cinta sobre todo, lo hay liso o estampado.
En la foto es lo que está enrrollado entre el sinamay y el velo, que también se vende en tiras de diferentes tamaños y calados.


Luego puedes encontrar para añadir flores, botones, hojas, al final el límite es un poco la imaginación de cada uno.

En cuanto a bases hay miles también, las hay de paja, tanto artificial como natural, de sinamay, de fieltro, la mayor parte de las bases son de simanay y ya vienen con formas y alambradas para adaptarlas a la cabeza, y las podemos encontrar de muchísimos colores y tamaños.





Y luego está la forma de sujección, por lo que nos contaba Maruxa, las clientas lo que más la piden es la diadema, a mí particularmente es lo que menos me gusta, pero porque al final tienes que sujetarla con horquillas y acabo con un dolor de cabeza tremendo, pero hay quien se siente más seguro con ellas. Lo habitual es la peineta, o también se pueden sujetar con gomas.


Y una vez tuvimos los conocimientos teóricos nos pusimos al lío.

Lo primero era decidir en qué lado de la cabeza lo íbamos a poner, ya que de esto depende cómo vamos a colocar los elementos en el tocado.


Y una vez elegidos nos pusimos manos a la obra. Lo primero es coser las plumas, en este caso, todas juntas para luego coserlo a la base.



Y con mucha paciencia poco a poco se va formando nuestro tocado.

Yo en este caso elegí, una base de paja morada, con crin rosa y unas cuantas plumas en distintos colores y tipo de pluma, con cinta de crin y unas flores de tela.



Mi compi de curso, eligió una base de paja en negro, con velo también negro y plumas y cinta de sinamay.




Y después de muchas puntadas así de chulos nos quedaron, para ser el primero no nos quedaron mal ¿no?, ahora a seguir aprendiendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario