domingo, 17 de abril de 2016

Abril, mes de bodas y lluvias.

Dicen que "en abril aguas mil", pues es cierto, este año se está cumpliendo el refranero español a rajatabla, y cuando de bodas se trata, parece que no apetece mucho que llueva pero tampoco tiene que verse por el lado malo.

Es cierto que las ceremonias que hacemos en Maestras de Ceremonias son prácticamente el cien por cien al aire libre, y si pasa como este sábado, que no paró de llover, pues tampoco pasa nada, Javier, el florista habitual del Hotel Monterreal trasladó el jardín al interior del hotel, donde quedó un salón de lo más primaveral.




Había unas bonitas sombrillas para guardarse del sol, pero si lo que tenemos es lluvia, se pueden utilizar perfectamente para la decoración.







Al final no importa si llueve o hace sol, lo importante son las emociones y la ilusión de celebrar un momento tan bonito y especial junto con todas las personas importantes.







No hay comentarios:

Publicar un comentario