domingo, 22 de mayo de 2016

Una ceremonia con muchos detalles y la importancia de delegar.

El otro día os adelantaba la ceremonia que hicimos Maestras de Ceremonias en el Cortijo de Mónico, y os decía la importancia que tiene el delegar en otras personas todo el trabajo del día "B".


En esta ocasión Valentina y David, habían  preparado un montón de detalles, tanto para la ceremonia como luego para la entrada al banquete y baile posterior, dejaron todo lo que habían encargado en el Cortijo para que cuando llegáramos lo colocáramos todo, pero además ellos confiaron también en dos amigos para que nos ayudaran con toda la decoración, así que entre nosotras que nos ocupamos de la decoración de la zona de la ceremonia y sus amigos que se encargaron del resto quedo todo perfecto y así ellos no tuvieron que preocuparse ese día de estos detalles.


Pusieron una zona donde estaba el arroz, los pétalos y los cañones para su salida de la ceremonia.



 Para la mesa pidieron estos fantásticos jarrones a la floristería, los acompañaron con unas velas y una corona antigua junto a un pañuelo y unos guantes, además de una sábana bordada, todo detalles antiguos.





El pasillo que iba a la carpa estaba todo decorado con fotos de sus viajes.




Este fue un detalle muy bonito para las familias, ya que se trataba de fotos antiguas de ambas.



Como Valentina se fue un año de Erasmus y vinieron muchos compañeros pusieron el nombre de todos sus países de origen.


Y aquí estaban todos dedicándoles una palabras.


Y la sorpresa final, la hija de una de las amigas de Valentina que se atrevió a tocar una pieza con uno de los componentes del grupo de cuerda que amenizaron la ceremonia, fue la que hizo la entrada con ella y mi mejor ayudante.


Y una anécdota y algo a reseñar para los que celebráis bodas en sitios donde antes a habido otro evento, veis que en las sillas hay unos ramilletes ¿verdad?, pues cual fue nuestra sorpresa que cuando llegamos aún estaban los invitados de las comuniones que se habían celebrado antes, y de repente veo a una señora (por llamarla de alguna forma) que llevaba unos ramilletes en las manos y se iba partiendo de la risa, pues bien, tuvimos que decirla que nos los devolviera, pero aún así, faltaban bastantes más  y tuvimos que colocar los que nos dejaron como pudimos para que quedara lo más decente posible, es increíble que haya gente así por el mundo.


Ya sabéis, no intentéis controlarlo todo ese día, hay personas a vuestro alrededor, profesionales y no profesionales, que por motivo de trabajo los primeros y porque le hará una ilusión tremenda a los segundos, van ha hacer que ese día sea mucho más fácil para vosotros y lo podáis disfrutar al máximo.

2 comentarios:

  1. Muy interesante lo de las fotos familiares y de sus viaja colocadas en varios puntos del exterior, de esta manera surgirían conversaciones con más enjundia que el 'cómo te va la vida', 'o sólo nos vemos en estas', 'o a ver si nos vemos despacio... Y no estoy de broma. Bien pensado!

    ResponderEliminar
  2. Todo esto fue idea de los novios que eran muy detallistas, y la verdad que tienes razón, da para muchos temas de conversación.

    ResponderEliminar