domingo, 5 de junio de 2016

Una boda en La Finca La Montaña en Aranjuez

Este fin de semana Maestras de Ceremonias hemos tenido el placer de celebrar la ceremonia de Olga y de Matt en la Finca La Montaña, en Aranjuez y he de confesar que cuando vi la web y luego con el street view lo estuve mirando no me gustaba mucho, pero una vez allí cambié de opinión totalmente.



Así de bonita estaba la zona de la ceremonia cuando llegamos.


A la entrada, los invitados se encontraban con esta bonita decoración, a la que además luego se añadió unos cómodos cubre-tacones, ya que como he dicho en otras muchas ocasiones es lo mejor para las ceremonias en los jardines, además el personal del la finca estaba todo el tiempo atento a todos los invitados para ofrecerles todo lo necesario.


Ya en la parte superior donde se iba a celebrar la ceremonia estaban dispuestos los pétalos y unos pomperos para el final de la misma, además como era una boda muy internacional, todas las lecturas estaban escritas en inglés para que todo el mundo pudiera seguir la ceremonia.


Como estamos viendo en muchas bodas, el primer refrigerio que se encuentran los invitados es una mesa de limonadas, pero seamos sinceros, con el calorcito que hace ya, lo que demanda la gente es una cerveza bien fresquita, hay que apostar por los corner beer.


Y las espectaculares letras luminosas, son enormes, y por la noche deben salir una fotos chulísimas.


No me digáis que no es un sitio precioso, unos espacios muy amplios y muy cuidados y todo muy bien atendido, hasta el último detalle.


Y bueno os tendré que enseñar algo de la boda ¿no?, les regalaron una danza típica vasca, un aurresku, ya que Olga es de Vitoria-Gasteiz, bueno qué os puedo decir, los pelos de punta, lo colgué el sábado en Istagram, por si alguien no lo ha visto aun.


Como os digo un sitio precioso a tener en cuenta a la hora de buscar dónde celebrar vuestra boda.

2 comentarios:

  1. Tiene muy buena pinta! Me voy a tu instagram para ver la danza!

    ResponderEliminar
  2. Fue preciosa, se ponían los pelos de punta, todo el mundo callado y pendiente.

    ResponderEliminar