sábado, 17 de septiembre de 2016

Maestras de Ceremonias y los extras de nuestro trabajo

En muchas ocasiones cuando nuestros novios nos contratan, no solo están contratando a Maestras de Ceremonias para oficiar la ceremonia en sí, sino que somos mucho más que eso.


Ya he comentado alguna vez, y si no lo hago ahora, que nosotras siempre, siempre, siempre, vamos dos, y la razón es muy sencilla, y es que la persona que vaya a oficiar la ceremonia, prácticamente, sólo puede hacer eso, oficiar, y son muchas otras las labores que nosotras llevamos a cabo en el momento en el que ponemos el pie en el lugar donde vaya a celebrarse la boda.


Cuantas veces los floristas nos dejan las flores allí y nosotras somos las que nos encargamos de decorar la zona de la ceremonia, bien haciendo el pasillo de pétalos, colocando adornos florares en las sillas, o incluso colocando todos los elementos que nos hayan dejado para la decoración, nuestra labor también es a veces de decoradoras.




Con el sonido de la ceremonia pasa algo similar, no es habitual que los técnicos de sonido no se encarguen de la parte de la ceremonia, pero en ocasiones, o bien el hotel, finca o cualquier otro espacio, no dispone de su propio técnico, o no está permitido que venga ningún proveedor externo para realizar esta labor, o simplemente los novios no han contratado a ninguno por motivos económicos, nosotras al ir dos, vamos realizar este servicio también, ¿como sino la persona que oficia  la ceremonia va a poner a la vez la música?, y aquí o puedo asegurar que nos hemos encontrado de todo, desde una mesa de  sonido maravillosa, a otras conectadas a un portátil, que no es nada recomendable, a simplemente una tablet y un amplificador, pero finalmente la música y el sonido siempre sale.



Siempre estamos allí como mínimo una hora antes de la ceremonia, para que cualquier imprevisto que pueda surgir lo podamos solventar llegada la hora de comenzar, y es que son muchas las cosas que hacen falta en esos previos, sillas para acomodar a personas con poca movilidad, ejercer de camareras si alguien necesita un vaso de agua, costureras si algún vestido se rompe, peluqueras si hay que colocar algún tocado, por supuesto recibir a los invitados y acomodarlos a la hora de comenzar, y así un largo etcétera con todos los pequeños detalles que puedan surgir.


Qué os quiero decir con todo esto, que como en el resto de la boda, las personas que elijáis para oficiar vuestra ceremonia, es tan importante como un buen fotógrafo, un buen menú, un buen vestido, porque al final el conjunto de todo hará que vuestro día sea perfecto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario