martes, 20 de diciembre de 2016

Una boda pre-navideña

Este sábado pasado cerramos la temporada 2016 en Maestras de Ceremonias, y como os he comentado ya en otras ocasiones me encantan las bodas de otoño e invierno, tengo pocas fotos porque tuvimos un pequeño contratiempo que hubo que solucionar rápidamente y no pude hacer fotos de la ceremonia, ahora os cuento.


Lo primero quiero enseñaros la decoración navideña que tenía la Finca de las Jarillas que es donde se casaron nuestros últimos novios.


Desde el seating plan, hasta el árbol de navidad central y las flores de pascua en las mesas, todo destilaba navidad en Las Jarillas.





El salón del tápiz, que es donde oficiamos la ceremonia, también adornado con las flores de pascua, todo muy acorde unas zonas con otras de toda la finca.





Hasta la fantástica chimenea que lucí así de fantástica en la recepción.



Pero hoy no es todo de color de rosa lo que tengo que contaros, porque también hay que contar la parte menos vistosa de las bodas.

En concreto hoy os quiero contar dos cosas, una referente a la finca y otra respecto a nosotras.

Por un lado os hablo de Las Jarillas, en general me parece un sitio bastante bonito y que tiene mucho éxito, pero para mí tiene un pequeño defecto y es la iluminación, sobre todo la exterior.
Ya me sucedió en otra ocasión en la que oficié una ceremonia en la que por varios motivos se nos hizo noche cerrada en plena ceremonia, y la verdad, la tuvimos que terminar a oscuras porque no nos facilitaron iluminación, menos mal que los fotográfos llevan unos equipos estupendos, me estuvieron enseñando fotos  y la verdad que chapó por ellos, porque consiguieron sacar unas tomas geniales, pero yo apenas podía terminar la ceremonia porque no podíamos ver nada. Luego el parking y la entrada, dispone de un parking bastante grande pero con nada, lo que es nada, de iluminación, no me quiero imaginar, los invitados cuando se marchen de allí, con alguna copa de más para encontrar la salida que no está ni siquiera indicada. Para mi gusto este es un fallo que tiene esta finca, pero como siempre, estoy es una opinión particular.

Luego por otro lado, como os decía arriba, apenas tengo fotos porque nosotras también cometemos errores, pero recalco como en otras ocasiones ya he hecho, la importancia de ir siempre dos personas a las ceremonias, en esta ocasión teníamos que llevar nosotras el libro de firmas, y se nos olvidó, con lo que en cuanto comenzó la ceremonia tuve que salir pitando a Madrid a por él, y eso que en mi estado ya bastante avanzado de embarazo conducir tantos kilómetros no es lo que mejor me viene, pero ahí estaba yo como una bala a por el libro de firmas para que pudiera estar disponible a tiempo y en su sitio.

Esto son pequeñas cositas que nos pasan en nuestro trabajo, pero que forma parte de él al igual que muchas otras anécdotas que algún día tendríamos que contar, al igual que cuando sale todo redondo que siempre lo contamos.

Y con este post cierro la temporada y me voy de vacaciones a Londres, a disfrutar de la Navidad con la familia, os enseñaré fotos por Instagram y Facebook.

¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡FELICES FIESTAS Y FELIZ AÑO NUEVO!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Y que el 2017 nos reciba lleno de bodas.


2 comentarios:

  1. Recuérdame que si me caso alguna vez sea en estas fechas, preciosa la boda (pese a La Luz). Felices fiestas!!!

    ResponderEliminar
  2. Por supuesto que te lo recordaré, me parece una fecha fantástica. Felices fiestas a ti también.

    ResponderEliminar